Con el objetivo siempre de observar sin ser vistos, las aeronaves no tripuladas o drones son una herramienta perfecta para trabajar con animales. En este artículo vamos a comentar cómo los drones pueden ayudar a estudiar los animales marinos y qué tipo de investigaciones se están llevando a cabo hasta ahora.

Como ya comentamos en nuestro anterior artículo sobre drones para censar poblaciones de animales, en muchos países como España, ya se están utilizando vídeos con drones para controlar el censo y calidad de diferentes tipos de animales, sobre todo aquellos que se encuentran en peligro de extinción.

Drones para investigar cetáceos

Como comentábamos al comienzo del artículo, las imágenes aéreas con drones son perfectas para analizar animales marinos por la nula invasión de su espacio y molestias que les pueden llegar a suponer. En el caso de los cetáceos, los drones no sólo son mínimamente invasivos, sino que permiten puntos de vista de los animales muy diferentes a los conseguidos hasta ahora a través de las embarcaciones.

Tiburones y delfines captados por drones

Las aeronaves no tripuladas no sólo han ayudado a conocer mejor los patrones de comportamiento de dos de los animales marinos más conocidos y admirados, tiburones y delfines, sino que también ayudan a censar sus poblaciones y conocer mejor sus ecosistemas.

Imágenes aéreas con drones de tortugas

Las tortugas tampoco se libran de ser observadas a través de drones con cámara. Por ejemplo, en México ya se están utilizando aeronaves no tripuladas para vigilar su tortuga golfina y la caza furtiva de sus huevos. Por otro lado, en otras investigaciones también se mide el desplazamiento de la arena donde viven dichas tortugas para conocer muchos más detalles de su ecosistema.

Desde Dron Planet animamos a todos aquellos que trabajan con drones a seguir luchando para conocer cada vez mejor a nuestros animales, protegerlos y, sobre todo, no invadir su espacio y tranquilidad con otros métodos de observación.