Desde el comienzo, con su Phantom, DJI se adueñó del mercado de los drones para el uso recreativo al ofrecer aparatos que salen de la caja prácticamente listos para volar y cámaras capaces de capturar las fotos espectaculares que quieren los aficionados a la fotografía aérea.

 [youtube]https://youtu.be/WLu0Y_CrqDI[/youtube]

Tras abrir el espectro de sus aeronaves con el impresionante –tan bello como costoso- Inspire, la firma lanza su Phantom 4, que tiene lo mejor de ambos mundos: la accesibilidad en precio y la facilidad de operación de los otros Phantom, con la cámara, el sistema de prevención de colisiones y el control de vuelo automático de su hermano mayor.

Lo de hermano mayor es relativo, porque en realidad, el Phantom 4 tiene más autonomía de vuelo, más tiempo de batería y logra volar a más altura que el Inspire. No puede, sin embargo, levantar los 1,2 kilos de su pariente, así que no lo verá volando por ahí con una cámara DSLR.

Lo que vimos en las pruebas es que el Phantom 4 es muy fácil de volar. Sus sistemas integrados, de hecho, permiten volarlo en espacios interiores, es decir, sin la ayuda de un GPS. La percepción es la de una aeronave muy ágil, pero muy precisa. De hecho, usted puede seleccionar un modo automático que le permite al dron reaccionar por su cuenta y evitar los obstáculos. Usted puede, por supuesto, monitorear lo que capta la cámara desde su celular o su tableta.

El aparato vuela durante 28 minutos, lo que representa un incremento de tiempo del 25 por ciento respecto al Phantom 3 Professional. Usted puede elegir entre varios tipos de vuelo, del Modo Posición que apela a Posicionamiento Visual y por satélite, el modo de Vuelo Inteligente, que usa todos los seguros y el Modo Sport, que añade agilidad y velocidad a la nave, permitiéndole alcanzar los 72 km/h. Y de seguro va a querer probar el modo depersecución, en el que usted selecciona un objetivo y el dron se dedica a perseguirlo a donde quiera que vaya.

El Phantom 4 puede grabar en 4K a 30 cuadros por segundo, y si lo usa en resolución Full HD, su cámara le ofrecerá hasta 120 cuadros por segundo.

No es, está claro, un juguete. Y si aún lo dudaba, considere su precio de cerca de cinco millones de pesos. Lo que sí es es la más sofisticada cámara voladora disponible en el mercado semiprofesional.